Río y su historia

Como empezó todo

Send to a friend

Río de Janeiro

Fundada hace más de 400 años pero aún en boga, Río de Janeiro es la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016. Centro intelectual y cultural de Brasil en la actualidad, la ciudad está trabajando sin descanso para celebrar, durante 27 días de competiciones, la fiesta más grande del deporte mundial.

Río de Janeiro se encuentra ubicada en el estado del mismo nombre, en el sureste de Brasil y colinda con el océano Atlántico y los estados de Espírito Santo, Minas Gerais y São Paulo. Primer destino turístico del hemisferio sur, la ciudad es conocida por sus paisajes impresionantes y el espíritu alegre y único de su gente.

Las montañas, las lagunas y el océano destacan la exuberancia natural y todos los colores típicos de la Ciudad Maravillosa. Se puede ver la hospitalidad de los cariocas en las calles, bares y playas, donde el atardecer es una experiencia única que los visitantes disfrutan de corazón abierto.

Historia

Caminar por las calles de Río es revivir la historia de Brasil. Los edificios antiguos del centro de la ciudad y alrededores guardan la memoria de los momentos principales de Brasil.

En enero de 1502, la segunda expedición portuguesa de exploración, que lideró Gaspar Lemos, llegó a la bahía de Guanabara. Al avistar lo que pensó ser la desembocadura de un río, le dio el nombre de Río de Janeiro (Río de Enero) a la región.

Pero solo en 1565 Estácio de Sá fundó el municipio, que bautizó con el nombre de São Sebastião do Rio de Janeiro, en honor de Don Sebastián, en aquel entonces Rey de Portugal.

At the time of the Empire, the region’s economy expanded its port business potential and the cycles of sugarcane, gold and coffee through slave labour and in 1763 Rio de Janeiro became the capital of the Brazilian Empire.

Durante el Imperio, la región vivió de su potencial portuario y de los ciclos de la caña de azúcar, del oro y del café, que utilizaban mano de obra esclava. En 1763, Río de Janeiro se convirtió en capital del Imperio.

En 1889, el Mariscal Deodoro da Fonseca lideró un grupo de militares del ejército que destituyó al emperador de su cargo y asumió el poder en el país. Con la Proclamación de la República, en 1889, la capital del Imperio se convirtió en capital federal de Brasil.

A principios del siglo XX, las calles anchas y las construcciones imponentes surgen en la ciudad, la mayoría en estilo fin-de-siècle francés. En 1920 se fundó la primera universidad del país en Río de Janeiro, que se denominó URJ (Universidad Río de Janeiro). Después de este período, se fundaron muchas instituciones de educación superior y centros de estudio sobre la cultura e historia de Rio de Janeiro, con el objetivo de rescatar la memoria y construir una identidad para el pueblo del estado, cuya economía y política estaban debilitadas desde el fin del Segundo Imperio.

Río de Janeiro siguió siendo la capital de Brasil hasta la inauguración de Brasilia en 1960.

Después del Golpe de Estado de 1964, el país vivió casi veinte años bajo un régimen militar. En esa misma época surgieron muchos de los más grandes representantes, mundialmente conocidos, de la cultura brasileña en los campos de la literatura, música y artes plásticas. Muchos de ellos —Tom Jobim, Oscar Niemeyer, Chico Buarque y muchos más— aún son recordados como iconos brasileños.

El régimen militar terminó a principios de los años 80 con la hiperinflación. En esta época, con la abertura política del país, se eligió gobernador en el estado de Río de Janeiro, quien fue responsable por la construcción del Sambódromo y de los Centros Integrados de Educación Pública (CIEPs).

En 1985, el Congreso Nacional aprobó algunas medidas que acabaron con cualquier vestigio de la dictadura y, en 1988 se promulgó la Constitución. Hasta entonces Brasil luchaba contra la inflación, que fue controlada solamente con la puesta en marcha del Plan Real en 1994.

Con la economía estabilizada, Río de Janeiro pudo asumir cada vez más su vocación como destino turístico, convirtiéndose en un gran polo cultural y turístico del país.