Los Juegos Paralímpicos

Adaptación de uno de los deportes más practicados en el mundo, el Tenis en Silla de Ruedas surgió en 1976, en Estados Unidos. En enero de aquel año, el norteamericano Brad Parks, atleta de esquí acrobático, sufrió un accidente durante un salto de calentamiento y le fue diagnosticada una lesión medular.

Durante la rehabilitación, le hablaron de Jeff Minnenbraker, un atleta de Los Ángeles que probaba a jugar al Tenis en silla de ruedas, permitiendo que la pelota botase dos veces en campo. Meses más tarde, los dos se encontraron y empezaron a discutir la posibilidad de que personas con discapacidad comenzasen a practicar el deporte.

En 1977, Parks hizo su propia silla personalizada y empezó a promover el Tenis en Silla de Ruedas en exhibiciones con Minnenbraker. Tres años más tarde, ya había más de 300 tenistas en silla de ruedas en Estados Unidos, y se creó la primera entidad reguladora del deporte, en colaboración con la Federación Norteamericana de Tenis (USTA en inglés).

En los años siguientes, el nuevo deporte llegó a Europa y Asia, y en 1988, fue disputado el Tenis en Silla de Ruedas como deporte de exhibición en los Juegos Paralímpicos de Seúl, en Corea del Sur. En el mismo año, se fundó la Federación Internacional de Tenis en Silla de Ruedas (IWTF en inglés).

El ingreso definitivo al programa paralímpico fue en Barcelona, en 1992. Aparte de las disputas en los Juegos, el Tenis en Silla de Ruedas posee un circuito mundial, con más de 100 torneos y rankings mundiales masculinos y femeninos de individuales y dobles, bajo la supervisión de la Federación Internacional de Tenis (ITF en inglés), responsable hoy por el deporte.

La clasificación funcional del Tenis en Silla de Ruedas no es tan compleja como la de otros deportes como la Natación. Los participantes se dividen según sus habilidades —así, personas con amputaciones y lesión medular pueden competir entre sí—.

Las semejanzas con el deporte convencional son muchas, pero existe la regla de los dos botes, que determina que el atleta usuario de silla de ruedas devuelva la pelota al otro lado de la red antes del tercer bote. Se utilizan sillas deportivas, con ruedas adaptadas para mejor equilibrio y movilidad. No hay diferencias en las raquetas y pelotas utilizadas.