Los Juegos Paralímpicos

En 2001, la Federación Internacional de Remo (FISA en francés) consultó el Comité Paralímpico Internacional (IPC en inglés) para que el deporte formara parte del programa de los Juegos. Un año más tarde, en España, se llevó a cabo el primer Mundial de Remo para personas con discapacidad, con la participación de siete países, y se firmó un protocolo de compromiso para crear y reglamentar las normas del nuevo deporte.

El Mundial de 2004 contó con la participación de 24 países y cuatro años más tarde el Remo estaba presente en los Juegos Paralímpicos, en Pekín. Una de las exigencias del IPC era que se adaptasen los barcos y equipos para que las personas con discapacidad pudieran practicar el Remo con seguridad.

Esta exigencia dio origen al término Remo Adaptado —o sea, el equipo es adaptado a las necesidades de los remeros—. Y, para evitar el dopaje tecnológico, se limita el uso de prótesis y ortésis durante la competición.

Hay barcos para uno, dos o cuatro atletas con diferentes tipos de discapacidad. Los remeros son divididos según los miembros que utilicen para la propulsión de la embarcación: la clase de los que utilizan únicamente los brazos es identificada por la letra A (del inglés arms); la clase llamada TA (trunk and arms) corresponde a los atletas que utilizan tronco y brazos.

Se suma a estas dos, la clase de los que utilizan piernas, tronco y brazos, la LTA (legs, trunk and arms), que incluye también a discapacitados visuales —los cuales deben siempre utilizar antifaces que cubran los ojos durante las pruebas, no importa su clasificación visual (así como sucede en el Goalball, para que ningún atleta quede en desventaja)—.

En las pruebas de barco Cuatro con Timonel, la tripulación es mixta, incluyendo personas con discapacidad física y visual, y un único tripulante B3 (con residuo visual más grande). No es necesario que el Timonel tenga una discapacidad una vez que desempeña la función de guía, como sucede en las carreras de Atletismo.

Las pruebas de Remo Paralímpico siempre se disputan en la distancia de 1000 metros, en todas las categorías. El objetivo es el mismo del deporte clásico: recorrer un trayecto en línea recta, llamado carril, en el menor tiempo posible.