Los Juegos Paralímpicos

Una de las novedades en el programa de los Juegos Paralímpicos de 2016, el Paratriatlón experimenta el mismo éxito que el deporte convencional, que estrenó en el olímpico en Sídney, en 2000. Desde el inicio de la realización del primer Mundial, en 6 de agosto de 1989, en Aviñón, Francia, el deporte conquista practicantes en todo el mundo.

El recorrido se compone de 750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y otros 5 kilómetros de carrera, distancia conocida como Sprint Triatlón. Así como en el Triatlón convencional, o estándar, el tiempo que se gasta en la transición entre Nado, Ciclismo y Carrera se computa en el tiempo total de la prueba, y vence el atleta que logra el menor tiempo.

Participan del deporte personas con diversos tipos de discapacidad, desde usuarios de silla de ruedas, amputados, hasta atletas con discapacidad visual. Los atletas se clasifican según sus habilidades y pueden utilizar equipos adaptados para el auxilio en su locomoción —por ejemplo, competidores con paraplejia, o usuarios de silla de ruedas, pueden utilizar una bicicleta manual llamada handcycle, impulsando los pedales con las manos en la etapa del ciclismo y realizar la carrera en una silla de ruedas—.

Se reconocen las clases de Paratriatlón por la sigla TRI (de Triathlon, nombre del deporte en inglés). La propia Federación Internacional de Triatlón (ITU en inglés) no ha determinado aún todos los criterios de elegibilidad para la clasificación de los atletas —que se está haciendo en base a estudios internos y de las entidades responsables por la Natación, el Atletismo y el Ciclismo Paralímpicos—.

Provisionalmente queda establecida la clasificación de la siguiente forma: la clase TRI 1 incluye los usuarios de sillas de rueda, es decir, personas con paraplejia, tetraplejia y amputación de ambas piernas. En esta clase se utilizan las handcycle para el ciclismo, y una silla de ruedas especial para la carrera.

La clase TRI 2 es la de los atletas con afectaciones más acentuadas en las piernas, atletas con amputación por encima de las rodillas y otras discapacidades. En esta clase los participantes utilizan prótesis para pedalear y correr.

La clase TRI 3 es denominada “otros”, y los participantes presentan afectaciones diversas, como esclerosis múltiple, distrofia muscular y parálisis cerebral. Estos atletas pueden utilizar triciclo o correr con una próstesis, caso sea necesario.

A su vez, las clases TRI 4 y TRI 5 tienen como participantes atletas con limitaciones físicas en los brazos y por debajo de la rodilla, respectivamente. En ambas es obligatoria la utilización de la bicicleta convencional con adaptación de material o auxilio de una prótesis, caso sea necesario.

La categoría TRI 6 incluye los atletas con discapacidad visual, que serán acompañados por un atleta-guía, obligatoriamente, durante toda la prueba.