Los Juegos Paralímpicos

La adaptación del Baloncesto para que pudiera ser practicado en silla de ruedas empezó después de la Segunda Guerra Mundial. Exsoldados del ejército estadounidense, heridos durante el confronto se reunieron en un campo de un hospital de rehabilitación y empezaron a jugar. En Inglaterra, también se utilizó esta práctica para la rehabilitación de pacientes en el hospital de Stoke Mandeville.

Este deporte estrenó en los primeros Juegos Paralímpicos, que se realizaron en Roma en 1960, y fue uno de los pocos que estuvo presente en todas las ediciones de los Juegos. Las mujeres empezaron a competir en Tel Aviv, Israel, en 1968.

El Baloncesto en Silla de Ruedas es practicado por jugadores con alguna discapacidad físico-motora. Las sillas son adaptadas y estandarizadas conforme previsto en las reglas —bajo la responsabilidad de la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Ruedas (IWBF en inglés), fundada en 1989 e independiente desde 1993—.

Las dimensiones del terreno de juego, la puntuación y la altura de la canasta son las mismas del Baloncesto convencional —así como los equipos de cinco jugadores—. Los partidos se dividen en cuatro cuartos de diez minutos —se detiene el reloj cuando el balón sale de la cancha o cuando se pide un minuto de tiempo—.

Cada equipo puede tener la posesión del balón durante 24 segundos y debe lanzar a canasta antes de que finalice este tiempo. Después de impulsar las ruedas de la silla dos veces, el jugador tiene que rebotar, pasar o lanzar la pelota. El arbitraje no considera el simple contacto entre las sillas de los participantes como falta —excepto cuando hay intención—.

Con el objetivo de equilibrar los equipos, la clasificación de los atletas se hace por un sistema de puntos que va de 1 a 4,5, en función de su capacidad funcional —cuanto más grande la puntuación, más alto será el grado de habilidad funcional del atleta—. La suma de todos los jugadores en pista no puede exceder de 14 puntos.

El Baloncesto en Silla de Ruedas es un deporte pionero con mucha tradición en el Movimiento Paralímpico.