Los Juegos Olímpicos

El origen del Rugby está directamente ligado al del Fútbol —a fin de cuentas, antes que se disputase solo con los pies, el deporte más popular de mundo también era jugado con las manos—. Todo empezó en 1823, cuando una escuela de la ciudad inglesa de Rugby empezó a desarrollar una forma de jugar propia, que se convertiría en un nuevo deporte.

Cuatro décadas más tarde, la Football Association, entidad creada para estandarizar el Fútbol en el mundo, retiró dos reglas de Fútbol, lo que fue fundamental para que el Rugby adquiriera identidad propia: fueron prohibidos el uso de las manos y el tackle, que permitía sujetar a un adversario y echarlo al suelo para retomar la pelota.

En 1871, surgía la Rugby Football Association, primera entidad que reglamentaría el nuevo deporte. En 1886, nace la International Rugby Football Board, que vino a crear una serie de reglas —a pesar de creadora del deporte, Inglaterra solo formó parte cuatro años más tarde, porque se rehusaba a tener la misma representatividad que Escocia, Irlanda y Gales, que tenían menos equipos en la entidad—.

Las reglas del rugby han cambiado a lo largo de los años. Entre las novedades estaban la reducción, en 1877, de los 20 jugadores a 15 por equipo, el conteo de los puntos y la introducción de la pelota oval.

El ingreso de la disciplina en los Juegos Olímpicos tenía un gran incentivador: el Barón de Coubertin, admirador de la ética y del espíritu de equipo del deporte. El Rugby ingresó al programa en la edición de París, en 1900, que contó con la victoria de los anfitriones.

Estuvo ausente en la edición de San Luis, en 1904, y regresó cuatro años más tarde, en Londres, donde los anfitriones fueron derrotados por Australia. En 1925, con la salida del Barón de Coubertin de la Presidencia del Comité Olímpico Internacional (COI), el Rugby fue retirado del programa de los Juegos.

Apartado del programa olímpico, el deporte empezó a ganar fuerza y popularidad: en 1994, el COI reconoció oficialmente la Federación Internacional de Rugby (IRB en inglés), y el año siguiente el deporte se profesionalizó, exactamente cien años después de la creación de la primera liga, en Inglaterra.

En 2009, en una asamblea del COI se decidió por el regreso del deporte al programa olímpico en la edición de 2016. Pero la modalidad que se disputará en Río de Janeiro será el Rugby con siete jugadores por equipo, el Rugby Sevens, bastante popular en el mundo.

El juego se disputa en un campo rectangular de hierba con porterías en forma de “H” en las extremidades. Cada partido tiene dos tiempos de siete minutos. El objetivo es conducir la pelota hasta la línea de marca del adversario, pero no se pueden hacer pases con la mano a un compañero que esté más allá de la línea de centro.

La principal forma de puntuación es el ensayo, que vale cinco puntos, cuando se hace un tocado en tierra en la zona de marca del adversario.

¿Te gustaría saber más?